Los Peores 10 Enemigos del Freelancer

Pues listo. Decidiste ser freelancer. Freelancer, autónomo, trabajar por tu cuenta. Ser el gran dueño de tu tiempo sin rendirle cuentas a nadie (sí claro). Quizás es una etapa entre tu viejo y tu nuevo empleo o algo más concreto: una decisión para toda la vida. Tienes varios clientes y esperas que el flujo de trabajo no baje. Los clientes son el alma del freelancing, por tanto las joyas más importantes de tus servicios. Aunque el cliente no siempre tenga la razón es importante saber escucharle.

http://www.flickr.com/photos/edstern/1140908322/
http://www.flickr.com/photos/edstern/1140908322/

Los freelancers son una especie que vive casi en un 100% del boca a boca: Un cliente que le dice a otro, y así sucesivamente hasta que se arma una pequeña red de personas que confian en ti para hacer el trabajo. Por esto es importante mantener a los peores enemigos del freelancing a raya.

Si aún no eres freelancer, te recomiendo que empieces ya. Aquí hay algunos planes, la mayoría de ellos en inglés pero es un buen punto de partida:

10. Despertar tarde
Sí, la cama está comodísima, y además te la mereces porque te quedaste toda la madrugada haciendo cosas importantísimas para tu cliente. Pero tus clientes trabajan en un horario restringido llamado “horario de oficina” y lo que quiere es que te comuniques durante su horario de trabajo, no en la madrugada, ni en la noche ni mucho menos durante los fines de semana. Tus clientes necesitan status, saber cómo va todo, qué avances hay, qué cosas necesitas de ellos, que los llames, que les des amor. Así es la vida, y tienes que irte disciplinándote para cumplir con ciertos horarios y objetivos para mantener feliz a todo el mundo, incluyéndote. (O también puedes ver ¿Cómo pararse más temprano?)

9. Multitasking
Hay pocas cosas peores para el freelancing que el multitasking. Pensar que podemos trabajar en 3 proyectos al mismo tiempo, chatear con el programador para coordinar un cuarto proyecto, responder emails en la medida que van llegando y hacer un café para no desfallecer antes de las 10 am, es un absurdo. Si supiéramos la cantidad de tiempo que perdemos por el multitasking, pararíamos inmediatamente. Además, el multitasking es uno de los grandes fomentadores de la procrastinación. EL multitasking debe ser un no-no para los freelancers.

8. Respuestas vagas a tu cliente
Ponte en el lugar del que te contrata. No sabe nada de web, ni de diseño, ni de animaciones ni de nada. Su fuerte es la administración, o las matemáticas, o su negocio. Hablarle de HTML, Scripts, Bases de Datos MySQL y Jsquery es como hablarle en chino. Dedícate un buen tiempo a explicarle, de cabo a rabo cómo funcionan las cosas. De dónde vienes y hacia donde vas son explicaciones importantes. Cuáles son los pasos a seguir, estimados de tiempo y actualizaciones constantes son vitales para mantener la chispa entre el cliente, tú, y el proyecto.

7. Briefs Insuficientes
Pocas cosas son tan incómodas como un cliente mal entendido. Primero porque esto significa que desde un principio fue MAL ATENDIDO. No hay briefs malos sino indagadores pobres. Para aprender lo que requiere un cliente hay que buscar todos sus motivos. Por qué quiere hacer lo que te está pidiendo, cómo lo quiere hacer, qué ejemplos le parecen importantes que veas, etc. Las consecuencias de un mal brief, además, conllevan a presupuestos errados, con estimados de tiempos equivocados, y una pérdida enorme de esfuerzos y tiempos para ambas partes.

6. No atender llamadas, ni emails… ni nada
Bueno, yo he visto más de un irresponsable que no atiende los llamados de sus clientes. Y después de no atender la primera vez, se les hace más dificil atender a la tercera o a la cuarta. El cliente no está llamando para fastidiar, sino para enterarse de algo. Bien sea para darte feedback sobre algo, para explicarte algo que le pareció muy complicado o muy largo hacer por correo, etc. Atiende a tu cliente como si fuera tu padre! Al final es él quien te da de comer!

5. Subestimar a tu cliente
Este punto es un clásico. Aquél pobre cliente, que no sabe nada de nada, el pobre ni se entera de qué es el photoshop, y tu piensas que le vas a decir que “eso es muy complicado y no puede hacerse”, o que es muyyyy caro para él, etc. Los clientes saben más de lo que nosotros pensamos. Los clientes seguramente buscaron la opción de hacerlo por su cuenta antes de contratarte, preguntaron, buscaron varios presupuestos, les explicaron varias cosas, y además se leyeron un par de libros. Esto seguramente es lo que tú harías, ¿por qué no pensar que ellos también lo hacen? No subestimes lo que un cliente tiene que decirte.

4. Presupuestar poco, presupuestar mucho o presupuestar equivocadamente.
Presupuestos. Todos tenemos pesadillas con ellos. Si estás empezando, ten cuidado: los precios que des desde el principio serán tomados como la base para contratarte en próximos trabajos. Por eso es importante lograr un presupuesto moderado, basado en estimados de horas por proyecto. Cobrar menos derivaría en una falta de entusiasmo a la hora de afrontar el poyecto, llevando a un catastrófico cliente con el cual quizás sea muy difícil cerrar ciclos de trabajo. Si cobras mucho, también corres el riesgo que te dejen por fuera. Creo que lo más importante es establecer unas bases sobre las cuales cobrar a todos los clientes por igual.

3. No cumplir los estimados de entrega
Otro matador del workflow: a tu cliente poco le importa si tu casa se inundó, si te duele la oreja izquierda, si tu pececito ha muerto o si crees que el diseño “está crudo” y que “esa masa hay que amasarla”. Los estimados de entrega, si bien son “estimados”, deben ser cumplidos en la medida de lo posible. No solo para satisfacer al cliente, sino para permitir que las ideas para el proyecto se vean más claramente. Al tener los primeros esquemas de un proyecto es más fácil elaborar cambios y avances sobre él. Además, así se va acercando el final del proyecto con pequeños milestones, lo que permitirá entregar el proyecto completo y seguir con otros trabajos.

2. Desistir tempranamente
Ser freelancer es un trabajo a tiempo completo. No sólo el hecho de ser freelancer conlleva una carga pesada consigo: el freelancer debe mercadearse, venderse, buscar clientes, hacer llamadas, pagar sus cuentas, sus impuestos, comprar sus propios equipos, y estar alerta 100% a las oportunidades que se presentan, tanto pasiva como activamente. No basta con haber tenido un cliente, hay que buscar nuevas oportunidades para demostrar la capacidad de desarrollar proyectos, de trabajar en equipo, en solitario, en persona o remotamente. La carga puede ser tan pesada que puede que exista gente que desista muy temprano, quizás demasiado tempranamente. Incluso antes de que “el negocio” realmente coja impulso.

1. No terminar los proyectos
Creo que nunca me ha cabido esto en la cabeza de no terminar algún proyecto, a pesar de que ya he tenido que rescatar a muchos clientes a los que no les completaron sus trabajos. De todos de los de la lista este debe ser el único punto que no tiene arreglo. El punto para el cual no hay una receta reversible. No terminar algún proyecto significa: mala publicidad -o ninguna, que creo que es peor-, tiempo y dinero perdido. Para ambas partes. Nunca, nunca, nunca se te ocurra dejar los proyectos sin term

2 thoughts on “Los Peores 10 Enemigos del Freelancer

  1. Acá estoy devolviendote la visita 😉 , excelente artículo.

    Hago incapié en algo que escribistes en el item 4:

    ————–
    Si estás empezando, ten cuidado: los precios que des desde el principio serán tomados como la base para contratarte en próximos trabajos.
    —————-

    Es un pilar fundamental del tema y me parece bien que lo menciones!

    Un saludo!
    – Jorge.

  2. Hola Jorge, gracias por la visita.

    Sí, definitivamente vital tener precios acordes al trabajo a realizar. Sin eso es un poco dificíl trabajar.

    Te agrego a mis feeds.

    Saludos,
    Flavio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *