¿Cómo pararse más temprano?

Written by Flavio

Topics: Productividad

“Al que madruga Dios lo Ayuda” dice el dicho que aborrecí gran parte de mi vida. Para mí no existía nada mejor en la vida que acostarse a dormir en la madrugada (2, 3am) y pararme, también, a la hora que me apeteciera (después de mediodía generalmente). Después de varios experimentos que mencionaré en este post, creo que finalmente llegué a un punto de equilibrio, en el que absolutamente todo importa para poder pararse más temprano. Sigue leyendo…

Debo decirlo, no me sentía una persona productiva, de hecho me dí cuenta de que cada vez que mi cuerpo realmente se activaba a eso de la media tarde, entre 5 y 6 de la tarde, y a las 10 u 11 de la noche estaba en mi punto cumbre de creatividad y productividad. Al menos eso creía. Lo cierto es que llegó un momento en que sentí que nada de eso tenía sentido: no disfrutaba lo que hacía, no era realmente productivo, etc.

Así que un día decidí comenzar a probar cosas para cambiar este ciclo infinito de sueño retrasado. Mi primer intento fue pararme un día a las 5 de la mañana (luego de haberme acostado a la 1) con la excusa de ir a correr. Por supuesto que fracasé. Me paré después de mediodía. Tuvieron que pasar muchas cosas antes de poder lograr ésta hazaña.

Pero seguí intentando con otras cosas. Experimentos como poner 3 alarmas subsecuentes, separadas por 5 minutos de diferencia no dieron buenos resultados. El error era muy básico, me quería obligar a pararme temprano sin darle a mi cuerpo sus merecidas horas de descanso. Y ALERTA: A los imsomnes no les irá NADA bien con estas tácticas.

Existe un mito de que hay personas “nocturnas” y personas “diurnas”. Yo creo que el madrugador no nace, se hace.

Uno de los experimentos más básicos es sencillamente acostarse más temprano. Tras este pensamiento hay un razomiento lógico y matemático, nada despreciable: Si me acuesto a la una, y me paro a las nueve, entonces me acostaré a las diez y me levantaré a las siete. WRONG!

Intenta irte a dormir el primer día tres horas más temprano de lo acostumbrado, y te darás cuenta que te dormirás ¡al menos dos horas más tardes de lo usual! ¿Por qué? Porque tu cuerpo no está cansado, y por el contrario tenderá a luchar contigo en batallas épicas de tortura mental. Es lo mismo que pasa cuando quieres poner a un bebé a dormir cuando no está lo suficientemente cansado: llorará hasta estar realmente agotado.

El problema con esta ecuación radica en el “acostarse más temprano”, pues lo correcto es levantarse más temprano. Sin “5 minutos más”. Sin chances de que morfeo tome la casa nuevamente.

Creo que la posibilidad de predecir a qué hora nos levantamos definitivamente nos permite ser personas mucho más productivas. Sin embargo aún hay dos perspectivas. Una es la de los horarios: acostarse a tal hora y pararse a tal hora. La otra visión es dejar que el cuerpo haga lo que quiera, ya que él, mejor que nadie, debe saber cuánto necesitamos.

A mi lo que mejor me ha funcionado es una mezcla de las dos cosas. Usualmente lo que hago es dormirme a la hora que mi cuerpo quiera, pero siempre lo levanto a la misma hora.

Creo que la parte más difícil es lograr levantarse temprano, sin pedir tiempo extra. Mi truco es que mi alarma suene dos veces. Así yo creo que estoy tomando “tiempo extra” aunque es mentira. A las 7.30 suena la primera vez y a las 7.45 suena de nuevo, momento en el que me tengo que despabilar. Tener un vaso con agua al lado de la cama y tomarlo con la primera alarma ayuda por las mismas razones que crees que funcionará. Luego de 15 minutos seguro SEGURO tendrás que ir al baño.

Ahora, con la hora de dormir soy más flexible, puede variar entre 12 y 1 de la madrugadas, a veces es antes, todo depende de cómo se sienta mi cuerpo. De todas formas, otra buena forma de agotar las últimas reservas de energías a la hora de acostarse es leer un libro, preferiblemente de ficción para no estimular las contagiosas energías que te quedan de pensamientos sobre el día. Creo que lo vital de la práctica de leer ficción es lograr desconexión total con el día a día.

En resumen: si quieres pararte más temprano, entonces despierta siempre a la misma hora y acuéstate cuando tengas sueño (lo sabrás si pasas más de 10 minutos en la cama sin poder dormirte).

Autor en Google+

5 Comments For This Post I'd Love to Hear Yours!

  1. Rob says:

    Man, me identifico palabra por palabra con esto…. solo alterno lo del libro con jugar xbox hasta que el control se me cae de las manos del sueño…

    Retirate Paulo Coelho, esto si es autoayuda!!!.

    R.

  2. 31it3 says:

    Yo una vez escuché, el que madruga encuentra todo cerrado, jajajaja

  3. ElEfe says:

    Excelente post! Definitivo que tu vena de escritor se ha soltado con esto del bloggin!
    Que bueno es lo de hacer el esfuerzo por la autodisciplina y que finas tus reflexiones.
    Un abrazo.
    Deu!

  4. Andrea says:

    Good stuff!! :D lo intentaré a ver que tal

Trackbacks For This Post

  1. Los Peores 10 Enemigos del Freelancer | Telepatik

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!

Qué Ver en Lisboa