Café + Siesta = + Productividad

La siesta del café o “Coffe Nap” como se le conoce en inglés, es una de las maneras más eficaces de reparar el sueño. Al igual que con otros métodos como el “power nap”, esta siesta te ayuda a recuperar fuerzas, importando muy poco cuanto hayas dormido el día anterior.

La Universidad de Loughborough en el Reino Unido afirma que el éxito de este tipo de descansos depende de dos cosas: el momento de hacerlo y el consumo de cafeína. Con una taza de café y 15 minutos de sueño podremos “recomenzar” el día.

Las instrucciones para llevarle ventaja a tus compañeros de oficina y estar super fresco y ágil son fáciles:

1. Primero lo primero: Una taza de café. Como la cafeína tiene que viajar a través de todo el tracto intestinal, te da chance de dormir antes de que la cafeína surta su efecto.

2. Duerme. O por lo menos cierra los ojos, porque ciertamente no todos conseguirán dormir, pero sólo hacer el intento es suficiente. Estos microsueños te ayudarán a “reiniciar” el día (y el cerebro).

3. Hay que limitar la siesta, a no más de 20 minutos, porque un sueño más largo podría llevar a períodos de mal humor y dejar de surtir el efecto deseado.

Yo ya lo he hecho un par de veces y sienta bastante bien. El Café+Siesta se parece bastante a un break de ejercicio en medio de una jornada laboral: es una manera perfecta de romper el día en dos, y comenzar de cero después de mediodía. Con energías renovadas y agilidad mental para batir récords de productividad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *